Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Crece el Valle del Jerte Malagueño

Ayuntamiento de Alfarnate  • info@alfarnate.es  • 952 759 055
Galerías

Crece el Valle del Jerte Malagueño

Los 925 metros de altitud y el clima frío del pueblo favorecen la producción, que en 2010 rondó los cien mil kilos

La pequeña localidad de Alfarnate, situada a 925 metros de altitud sobre el nivel del mar, en la zona de la Alta Axarquía, y abrigada por las Sierras de Camarolos y El Jobo, se ha convertido en los últimos años, y gracias a la creciente implantación de tierras de cultivo con cerezos, en un auténtico Valle del Jerte Malagueño, similar a la más famosa zona productora de esta fruta en España, situada en la provincia de Cáceres.
Tras varios años con una superficie más o menos estable, o con ligeros incrementos, en los últimos meses de 2010 se han conseguido triplicar las tierras de este cultivo, con quince nuevas hectáreas. Esto ha sido posible gracias a una escuela taller específica sobre cerezos, financiada por la Delegación Provincial de Empleo de la Junta, y de la que se han beneficiado una docena de alumnos mayores de 25 años.
En concreto, han sido ocho hombres y cuatro mujeres los que durante el último año han aprendido las técnicas básicas de siembra, poda, injertos, recogida y comercialización de las cerezas o guindas, como también se las conoce. Gracias a la implicación de los alrededor de sesenta productores locales que hay actualmente, se han sembrado un total de quince nuevas hectáreas, con lo que la superficie cultivada total alcanza ya las sesenta hectáreas, según explicó el concejal de Cultura y primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Alfarnate, José Manuel Arrebola (PSOE).
Así, los alumnos han sembrado fundamentalmente las variedades 340, urlat y corazón de cabrito, que son las más solicitadas por el mercado, especialmente la última, por su mayor diámetro y carnosidad. «Queremos impulsar y apoyar al máximo este cultivo, porque se trata de un yacimiento de empleo nuevo y sostenible, que exige una dedicación no demasiado grande y que se vende muy bien en el mercado, con precios que no bajan de los tres euros por kilo de cerezas», comentó el concejal de Alfarnate.
Este pasado año, las abundantes lluvias del invierno mermaron considerablemente las cosechas, que pasaron de los 250.000 kilos de 2009 a apenas cien mil kilos. No obstante, este año se espera recuperar la tendencia y volver a recoger más de 200.000 kilos. Las nuevas fincas sembradas ahora no empezarán a producir hasta dentro de tres años.
«Fue terrible, porque la fruta apenas ha podido engordar y mucha se cayó al suelo, podrida por la humedad», confesó Manuel Ruiz, un joven agricultor que participó en la última edición de la Fiesta de la Cereza, que cada tercer jueves del mes de junio y desde hace cinco años celebra Alfarnate para promocionar este cultivo.
«Queremos apostar por la promoción de las cerezas, y por nuestro eslogan del Valle del Jerte malagueño», apuntó Arrebola, quien dijo que las cerezas pueden comprarse desde finales de mayo hasta agosto. «También es un gran espectáculo venir a ver los cerezos en flor durante la primavera», añadió.